Temporal año 1923, un ciclón?

Temporal julio del año 1923 costas de Montevideo. ¿Viajamos juntos al pasado?
Temporal 1923 - 18 de Julio y Paraguay -
Finalmente, parece que esta foto no corresponde a Montevideo sino
a la ciudad de Boston (Gracias a las personas que me han avisado).
Sin embargo me resulta tan maravillosa que la dejaré durante un tiempo más.

Espectacular foto del temporal de 1923. Hasta ahora no había encontrado ninguna del famoso temporal. Lastima que la calidad no sea muy buena. Se entiende los destrozos que ha provocado. Este temporal, como se sabe aceleró la puesta en marcha del proyecto de construcción de la rambla.


Sopla un viento de desolación. Entre el temporal y la modernización, algunos barrios perecerían o cambiarían su aspecto para siempre.

“En ese año 1923 el Barrio Sur pudo haber cambiado su nombre por el de Barrio Triste. Ya era un páramo. El éxodo de los vecinos, tantos años afincados en aquella costa cargada de recuerdos, no se hizo sin dolor y sin lágrimas”. Debajo del murallón, de las casas y edificios quedaron sepultadas tradiciones, esquinitas, recuerdos y una “zona roja” que albergaba “la vida alegre” de la ciudad. “Y como el impacto también nos conmovió – que no en balde muchos años de nuestra niñez transitaron felices por aquellas calles ahora desaparadas-


Temporal 1923

El 10 de Julio de 1923 esa imagen del mar como naturaleza dinámica, metáfora de la modernidad y la velocidad del progreso se hizo realidad. Una conjunción de vientos y aguas del Río del Plata había decidido, luego de décadas de indecisiones por parte de los planes de la ciudad, dar el primer paso y comenzar, sin previo aviso, las tareas de embellecimiento urbano y de demolición de la zona del Bajo y del barrio Sur, la parte “fea” y “no deseada” de la ciudad. Los planes existían desde antes de 1920, pero el temporal del 23 precipitó su ejecución.



Temporal 1923
Casa destruida temporal 1923
A la hora 7 de la mañana se desató un temporal de dimensiones, con vientos de gran intensidad (que se estiman de más de 150 kms. por hora) y que duró hasta el día 12. Arrasó la costa, destruyendo por ejemplo las terrazas al mar del hotel Pocitos y sus bodegas (se dice que la gente en caminando luego por la playa encontraba botellas de vino de las mejores marcas) y las modernas ramblas no sólo de Pocitos sino también frente al Parque Hotel -donde los rieles del tranvía quedaron literalmente suspendidos en el aire como se ve en la nota gráfica- y la de Punta Carretas.

Se dice que las pocas casas diseminadas por entonces por la costa del barrio Sur de aquellos tiempos, no pudieron contener los embates furiosos de las olas de altura jamás vista. De hecho, en recuerdo a aquel estuario embravecido, mientras aún se reconstruían ranchos, ese barrio Sur vio nacer al Club Mar de Fondo, a través del cuál con su nombre sus fundadores no hicieron sino recordar con toda intencionalidad precisamente a ese temporal arrasador de 1923.


Temporal 1923
Temporal 1923
Según los diarios de la época, el temporal dejó como saldo el de una familia entera fallecida al derrumbarse una pared en el edificio conocido como el Medio Mundo. Otra familia de inmigrantes italianos en la Ciudad Vieja y un pescador de la zona de Punta Carretas también fallecieron cuando sus precarias viviendas fueron destruidas por el viento, mientras que una niña moría electrocutada al tocar un cable caído del alumbrado público. Las crónicas hablan de un féretro que flotaba a la altura de la calle Zabala, proveniente de un velatorio que los deudos habían abandonado al llegar las aguas a la vivienda donde era velado.

Temporal 1923
Estado en que quedó una casa destruida en el temporal  del 1923
Poco tiempo después del temporal se conformó la Comisión Financiera de la Rambla Sur e innmediatamente comenzaron las obras de construcción del tramo que va desde Río Negro hasta Médanos (actual J. Barrios Amorín), la rectificación de las líneas y el relleno de las playas: “es llegado el momento que se aproveche la acción del temporal para activar esta obra y darle pronto término a fin de que la Ciudad Vieja, en su parte Sur, se valorice y embellezca”


En julio del año 1923, Montevideo fue escenario del peor temporal que recuerda la historia, con efectos aún más imponentes que el de 2005. Los vientos huracanos soplaron a más de 150 kilómetros por hora y barriero nliteralmente toda la costa sur de la ciudad.
"Toda la Rambla Wilson ha desaparecido, así como los balnearios de Ramírez y Pocitos", tituló El País al día siguiente.
Las aguas del estuario se elevaron hasta 3,30 m. llegando hasta la Plaza Independencia. La furia de la crecida hizo desaparecer el muro de la Rambla y hasta la famosa terraza de madera del Hotel de los Pocitos; levantó el empedrado de la Ciudad Vieja y hundió todos los barcos del puerto del Buceo.


Club Mar de fondo:Montevideo se vio azotada por un temporal. Las pocas casas diseminadas por la costa del barrio Sur de entonces, no pudieron contener los embates furiosos de olas de hasta quince metros. De la casa de la familia Galli, una de las tantas dañadas ese 10 de julio, sólo quedó una pieza, la cocina, paredes derrumbadas y montones de escombros. La abandonaron. Pasados algunos días, el mar se tranquilizó y una barra de muchachos resolvió construir un rancho sobre aquellos restos y habitarlo. Julio Rasceti le puso nombre, desafiando a la línea de mar oscura sobre el horizonte donde se originó la tempestad: Mar de Fondo. De allí tomó el nombre Héctor Cessio, cuando diez años después esa muchachada fundó la sede del Mar de Fondo Fútbol Club.


Noticia en periódico El Diario del Temporal 1923
Noticia en periódico El Diario del Temporal 1923

El mayor desastre natural que vivió Montevideo durante el siglo XX ocurrió el 10 de julio de 1923. Los vientos corrieron a 148 kilómetros por hora, las aguas en la bahía alcanzaron la altura de 3.30 metros arrasando varios muros de la rambla, volaron techos, se derrumbaron paredes, cayeron cientos de árboles, se hundieron embarcaciones y no hubo luz por espacio de 48 horas.

El domingo 8 y el lunes 9 de 1923, hubo un sol radiante que permitió a la población hacer los típicos paseos por el Prado y la Rambla. En las primeras horas de la noche, el cielo comenzó a encapotarse de espesas nubes, se dejaron oír truenos y zigzaguearon relámpagos.

El tornado estalló, cuando había corrido la primera hora del martes 10 de julio, con una lluvia torrencial y con vientos de una fuerza, que luego se sabría, batió todos los récords de velocidad y que nunca más fueron superados en nuestro país. Ningún montevideano podía imaginar, en esos instantes, que comenzaba a vivir el mayor temporal de la historia de nuestra ciudad. Años después, muchos de ellos, lo seguirían recordando como uno de los fenómenos climáticos más furioso que hayan presenciado.

Las secuelas del temporal

Según los diarios de la época, el temporal dejó como saldo el de una familia entera fallecida al derrumbarse una pared en el edificio conocido como el Medio Mundo. Otra familia de inmigrantes italianos en la Ciudad Vieja y un pescador de la zona de Punta Carretas también fallecieron cuando sus precarias viviendas fueron destruidas por el viento, mientras que una niña moría electrocutada al tocar un cable caído del alumbrado público. Las crónicas hablan de un féretro que flotaba a la altura de la calle Zabala, proveniente de un velatorio que los deudos habían abandonado al llegar las aguas a la vivienda donde era velado. A continuación varias fotografías de las noticias del periódico el Diario:




















20 comentarios:

Uruguay Escribe dijo...

Impresionante.Muy buena información

pablo silva galvan dijo...

Mi abuela me hablaba, cuando yo era un niño, sobre ese temporal. la había quedado grabado el impacto y la violencia de los elementos. Muy bueno el material.

Anónimo dijo...

maravilloso material, impactantes las fotos, gracias

Alvaro Morales dijo...

Muy bueno.

ANASOL dijo...

Me gusto mucho, gracias

MARY DIANO dijo...

Las fotos hablan por si solas.buen material

mauricio gonzalez dijo...

el pampero, los temporales y turbonadas típicos del rio de la plata, como los extraño...

Hugo Edgardo Sena Bustamante dijo...

Muy buen material, un gran aporte a nuestra historia. Primera vez que veo esas imágenes, gracias por compartir.

Hugo Edgardo Sena Bustamante dijo...

Me interesa toda la información que recibo de Uruguay, y esta pagina en especial me ha gustado mucho. Gracias!!

Hugo Edgardo Sena Bustamante dijo...

Me interesa toda la información que recibo de Uruguay, y esta pagina en especial me ha gustado mucho. Gracias!!

MADTIEMPO dijo...

Muy buenas fotos!!

Teresa Olveira dijo...

vivía en el interior del país pero mis padres hablaban de los temporales del mes de julio y del viento pampero que soplaba del sur, excelente material gracias por compartirlo. Saludos

MABEL dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MABEL dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Graciela Orcasberro. dijo...

Me encanta saber de mi país. Gracias muy bueno y terrible.

BELLOAMADO dijo...

ESTUPENDA RECOPILACION LO EXTRANO ES QUE SE CUESTIONE LA NO AUTENTICIDAD DE LA FOTO PRINCIPAL SINO QUE SE LA ADJUDIQUE A NEVADA EN BOSTON EN 1939

Roberto Mascaró dijo...

excelente, gracias!

Annie dijo...

Gracias por compartir,mientras miraba las imágenes....viví lo que mis abuelos me contaron.

Rosario Cassoli dijo...

Excelente documento!!!!

kchorro oriental dijo...

Iconografía histórica del año en que nació mi padre, gracias compatriota.